24.4.16

EXCEPCIONALMENTE YO

Flor, ¿te acordas cuando te regale mi único Pony que tuve en la niñez? Si, estás loca.
Marce, ¿te acordas cuando a mi primer día de trabajo le lleve regalitos a tus hijos? Sí, claro, ni me conocías!  Que loca!
Fede, ¿te acordas cuando sin habernos visto te sorprendí con esas cartas? Si, ¿seguís así de loca? Como te quiero!
Santi, ¿te acordas cuando te lleve los platos que me habías contado que necesitabas para tu casa nueva? Sí, me encanto la sorpresa pero estas re loca!

La gente que cree que haces cosas por necesidad o por interés. Les voy a decir algo: yo no necesito nada. De verdad que no. NADA. Y no estoy loca, SOY ASI.  Y me da igual la acusación, la sospecha, la intriga o la sensación de sorpresa amarga o alegre, es lo mismo. Me da igual. Casi todos traspasaron la barrera y se dieron cuenta finalmente que soy mucho más equilibrada mentalmente que varios. Siempre estoy en eje, casi nada me abate, no soy depresiva, no dudo. Me descubrieron y entendieron entonces que esos “dar” no tenían dorso engañoso, ni revés, eran solo una extensión de mi misma. ¿Es raro? Claro que sí, es más que eso, es excepcional (en el sentido de excepción). Bueno, yo no puedo hacer mucho con eso, la verdad. Es una decisión de los demás, que me excede. ¿Estoy loca? Claro que sí y es genial. Incluso se efectivamente que esa locura es la responsable de todo el amor que tengo a mi alrededor. No pienso, no pienso en esas pavadas que calculan todos: ¿Qué pensara? ¿Se asustara? ¿Creerá que soy una psicópata? No lo pienso, ni me importa. El que se anima a subirse a mi ola, es difícil que se baje de la tabla cuando logra entender como funciono.
Quizás por esta excepcionalidad que no puedo evitar ser, el esfuerzo por comprender lo diametralmente opuesto es gigante.
Estoy bien, lo peor ya paso y ni te enteraste. Wow! Fue un tormenton y ni preguntaste. Yo no lo dije tampoco, ya no hacía falta, ya no tenía sentido. ¿Para qué? Imagino que hubieras intentado ser amable, “acompañar” por obligación, “estar presente” haciendo parecer que era importante lo que ocurría y no mucho más. Ya sé, ya se, sos un quilombo, todo es un desastre, los tiempos son raros, la batería del celular se agota, el trabajo cambia y desborda, tenes la cabeza a mil y no sé cuántas cosas más. Ya sé. Se ve que una semana antes “de” no pasaba todo eso, lo manejabas o no existía, o no importaba, que se yo. Ahora, ¿Quién es más raro?
Va más allá del “sujeto”, en serio. Es una cuestión de forma. Y eso no tiene que ver con gustar más o menos, con que te importe más o menos, con que te caliente más o menos, con que te atraiga más o menos o con que tengas más o menos ganas. Tiene más que ver con la manera de relacionarte con el mundo exterior, con ese que no sos vos o que sos, no sé.
A veces siento que es una pérdida de tiempo muy muy grande, otras veces me fascina explorar los comportamientos míos y de otros frente a determinados estímulos y en otras ocasiones me da realmente igual. Pero en todos los casos, siempre hay humanidad, cierta sensibilidad puesta al servicio de desentrañar los caminos oscuros. De algún modo, me gusta caminarlos, aun cuando no me entreguen nada. Y aquí viene otra vez eso de la necesidad ¿Tengo la necesidad? ¿La siento? Pues no, para nada, en absoluto.
No experimento el rencor. Lo lamento, pero no lo hago. No mido.
Miente, miente que algo quedara. A veces queda incluso menos que si hubieras dicho la  verdad, pero ya sé, no te importa. A mí tampoco, pero es una lástima no poder ser verdadero, aun con eso que llaman “locura”.  Que feo debe ser. Alguna vez deberías contarme como es estar ahí adentro, atrapado, atado al pasado, tratando de manejar la duda. ¿Te da desconfianza? Ya sé, a todos les pasa, es razonable. No me voy a disculpar por ser incomoda. Lo fácil me aburre. Increíblemente ser excepcional me convierte en la sencillez hecha carne, aunque suene paradójico.
Van a pasar los años y quizás nunca en la vida salgan a SER. Yo soy todo el tiempo y es un riesgo permanente, sí, pero otra vez, me chupa un huevo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario