28.12.14

UN LUGAR

¿Por qué no podríamos? ¿Por qué antes de ayer, hoy o mañana no podríamos? ¿Qué nos frena? ¿Qué lo impide? ¿Qué es lo que hace que no suceda? Solo son tus excusas, tus justificaciones, que en definitiva, no son más que no ganas.  Es tan sencillo como eso. Y es más doloroso entender que las ganas no existen que la acción misma del no poder.
Me encuentro atrapada en un lugar, privilegiado por cierto, pero no es el puto lugar donde quiero estar y ya estoy ahí y ya no voy a salir. No me vas a sacar nunca de ahí. No sé cuándo me metiste en ese casillero, no sé por qué, ni para qué y me da igual saberlo, porque eso no me saca de ese lugar.
Es muy complejo verdaderamente para mi tomar una decisión al respecto. No tengo ganas de pensarlo más, no soporto más dejarlo fluir y tampoco soy capaz de detenerlo.
Yo también estoy sin ganas, pero yo tenía…muchas. Ni siquiera sé exactamente como todo termino así. En este lugar.
Este espacio es el que no quiero más, quiero volver al que tenía antes, al que me hacía más feliz, al que me sacaba sonrisas y me hacía vibrar. Este es un lugar menos etéreo pero más doloroso, sin duda.
Debería irme. Desaparecer y que esa maldita fuerza que me arrastra una y otra vez hacia adentro deje de tener efecto en mí. Me deje libre, no me agobie, no me pese. Ya lo intente de mil maneras. No pude. No puedo.

Solo deseo ocupar un único lugar y no es este. Siento que “el momento” ya no llegara, ya paso. En algún momento lo roce, quizás, pero hoy ya no está entre nosotros y no sé si volverá. Ya te fuiste. Vos ya te fuiste y yo ya no quiero otro lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario